• 315 345 8895

  • 379 00 90

Noticias
Noticias
Enero 10 de 2018

La accidentalidad de estos vehículos ha aumentado, lo que eleva los costos, dice vicepresidente de Fasecolda. ¿Qué responden los conductores? El Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) fue creado a través de una ley con el propósito de proporcionar recursos a las IPS para que puedan garantizar la vida de las personas que se ven involucradas en un accidente.

Conductores, ciclistas, pasajeros y peatones son cobijados por este seguro. En caso de estar involucrados en siniestro, las IPS deben atenderlos, sin rehusarse o dilatar el proceso. Tiene un tope de $20 millones para atención y, en caso de muerte, se asigna una indemnización de $19 millones.

Hay inquietud por la cifra de personas que pagan el SOAT confrontado con el número de personas atendidas. Siete millones de propietarios de vehículos deberían estar pagando el seguro, pero solo fueron atendidas 458.000 víctimas.

La inquietud se centra en a dónde se va el dinero. El recaudo de los vehículos en Colombia por este seguro se acerca a los $2.3 billones.

“Una parte de esa plata se va al sistema de salud y otra parte se va al pago de las indemnizaciones”, dice el vicepresidente de Fasecolda, Carlos Varela.

¿Por qué la polémica de los moteros?

Gremios de motociclistas consideran que el SOAT para este tipo de vehículos es bastante elevado, pues el precio aumentó 9.9%. Critican la cifra teniendo en cuenta que el salario mínimo para 2018 subió apenas 5.9%.

A esta polémica, responde Varela que el monto debería ser mayor si se cobrara directamente proporcional a la cantidad de accidentes que involucran a este tipo de vehículo, los cuales se han elevado en los últimos dos años.

Para que el SOAT sea sostenible, opina, lo principal es reducir la accidentalidad. Luego, hacer análisis factoriales que sigan el nivel de riesgo que tiene cada vehículo en el país.

Otro de los puntos controversiales involucra a las ambulancias, las cuales deben estar prestas para atender este tipo de emergencias. El problema radica en que se está gestando una especie de guerra por cuál de ellas llega primero, teniendo en cuenta que reciben un pago por paciente transportado por parte de las compañías de seguros.

Diferencia en las cifras

Para Fasecolda, estos indicadores, tanto de muertos como de heridos, han subido preocupantemente. Diferente a las versiones del Gobierno, que sostiene lo contrario.

Según Varela, “las cifras oficiales tienen un problema de subregistro, especialmente en el número de heridos”. Mientras que el Gobierno maneja la cifra de 45.000 heridos en 2016 en accidentes de tránsito, los números del SOAT reportan 690.000.

Recalca que la ideal sería consensuar las cifras, tarea que sea intenta realizar con la ANI, el Ministerio de Transporte y Medicina Legal, y con los números que maneja la Federación de Aseguradores Colombianos.

Vía: Caracol